SALUD

¿Padeces Rosácea? Te enseñamos cómo tratarla.

Hola  a tod@s, después de un tiempo de descanso, retomamos la rutina y nos ponemos en marcha para daros un montón de información que hemos recopilado en todo este tiempo.

Hoy os vamos a hablar de la rosácea, una patología de la piel que afecta a un porcentaje muy alto de la población, tanto a hombres como a mujeres.

La rosácea es una afección de la piel crónica e inflamatoria que aparece en el centro de la cara, con alguna similitud al acné. Se caracteriza por un enrojecimiento, a veces de aparición repentina y brusca, que con frecuencia se acompaña de sensación de quemazón o tirantez en la piel, y cierto aspecto de sequedad.

rosacea-810x608-810x405

Existen varios factores que influyen en su aparición. Entre ellos:

  • la exposición continuada al sol
  • la herencia familiar
  • el color y el tipo de piel
  • distintos cambios hormonales como la menopausia 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ROSÁCEA?

  • Rojeces en la zona facial central, que pueden ser ocasionales o permanentes.
  • Telangiectasias: pequeños vasos sanguíneos o capilares que se dilatan y se hacen visibles a través de la piel.
  • Pápulas y pústulas: lesiones similares a las del acné.
  • Alta reactividad y sensibilidad de la piel.
  • Ardor.
  • Picor.
  • Edema.
rosacea
La protección solar diaria es fundamental para la prevención de los brotes de Rosácea.

El tratamiento para esta afección depende de la severidad de la sintomatología. En casos leves, puede bastar con cremas. A veces se requiere el uso de antibióticos orales o tópicos. Evitar y protegerse del sol es muy importante.

 

¿CUAL ES SU TRATAMIENTO?

 La rosácea es una patología dermatológica crónica y lo que se busca es mejorar los brotes y frenar la evolución.

No existen actualmente tratamientos que curen la rosácea.

Tal y cómo nosotros recomendamos siempre, el diagnóstico debe realizarlo un profesional, un dermatólogo, que además te pautará el tratamiento más adecuado para tu caso, y que puede ir desde los tópicos a los orales. También puede recomendarte tratamientos de crioterapia, electrocoagulación, láser o luz pulsada, que pueden ser muy efectivos.

Con el empleo del láser disminuimos la frecuencia y la severidad de los brotes. Además, podemos mejorar las deformidades y cicatrices que a menudo complican la evolución.

CUIDADOS Y CONSEJOS PARA LA PIEL CON ROSÁCEA

 

– LIMPIEZA

Utiliza productos limpiadores suaves, específicos para pieles sensibles o con rosácea. Algunos ejemplos son las aguas micelares, leches sin aclarado o aguas termales, que tonificarán y calmarán tu piel.

Evita el agua muy caliente en tu higiene diaria, así como las saunas o los baños con altas temperaturas.

Si usas un producto con aclarado recuerda no hacerlo con agua ni muy fría ni muy caliente, y secar a toques, sin frotar con una toalla de algodón.

Los tratamientos exfoliantes mecánicos y los peelings químicos están contraindicados en estos casos. La piel es muy fina y sensible, así que será mejor que los evites.

HIDRATACIÓN

Es muy importante para el bienestar de la piel usar cremas específicas para este problema, que hidraten mucho y ayuden a prevenir irritación, escozor, picor y quemazón. Las cremas ayudarán a que la barrera cutánea esté sana y fuerte y así pueda protegerse mejor de los agentes irritantes.

Son muy prácticas las BB cream formuladas para pieles sensibles con rojeces ya que, al mismo tiempo que las tratan, disimulan el enrojecimiento con el color e incorporan filtros solares que las protegen del sol.

PROTECCIÓN SOLAR

Como evitar completamente el sol es complicado, debes usar siempre que salgas a la calle protección solar. Incluso en días nublados y en invierno.

Lo ideal es evitar la exposición al sol, pues empeora las lesiones.

Elige productos especialmente formulados para la problemática, con factor de protección solar y no te olvides de volver a aplicarlos a lo largo del día.

ALIMENTACIÓN Y OTROS CUIDADOS

Debes cuidar mucho tu alimentación llevando diariamente una dieta saludable rica en vitaminas, especialmente C y D.

  • Limita el picante.
  • Evita el  café, alcohol y tabaco.
  • Controla los cambios de temperatura bruscos, el estrés y la ansiedad.

Siguiendo estos consejos, y el tratamiento que recomiende tu dermatólogo, estamos seguros de que conseguirás que la rosácea, aunque no se cure, deje de ser una preocupación en tu día a día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.