SALUD

La importancia de la hidratación en invierno

El invierno tardó en llegar, pero no hay duda de que ha llegado pisando fuerte. Una época del año en la que hay que tener especial cuidado con la piel, tanto facial como corporal.

Este cambio brusco de temperatura que nos ha dejado Filomena (frío polar en la calle y calefacción demasiado fuerte en sitios cerrados) hace que la piel de todo nuestro cuerpo sufra y se deshidrate.

Cada época del año tiene características climáticas propias que pueden causar serios problemas en la piel si no sabemos qué hacer para cuidarla y protegerla en las condiciones adversas que puedan presentarse.


La época invernal en la que nos encontramos es, como sabemos, especialmente delicada: el frío y el viento, unido a los cambios bruscos de temperatura y humedad que se dan entre el interior y el exterior de los edificios, provocan un aumento de la sequedad y sensibilidad de la piel y pueden incluso producir irritaciones y grietas, en los casos más extremos. El rostro y las manos son las zonas que más sufren al estar más expuestas y desprotegidas.

Un rostro limpio hace que la penetración de cualquier tratamiento sea mucho más efectiva. Por eso, para proteger tu rostro del frío es que cada mañana comiences tu rutina aplicándote en la cara un limpiador y una loción aumente la efectividad de la crema de día que utilices.

Su uso continuado te garantiza una mejora de la hidratación de tu piel, equilibrando la barrera y humectación.

Tras la limpieza, en estos días es preciso extremar los cuidados en la piel del rostro, por lo que te recomendamos que aparques tu crema habitual y utilices para el invierno un producto que te aporte una hidratación más profunda aún.

Y por la noche, la piel también necesita un cuidado específico aprovecha las horas de descanso para rejuvenecer tu piel, del rostro y de tu cuerpo. La misión nocturna es hidratar, calmar y regenerar la piel, recuperándola de los daños causados durante todo el día. Lo mejor es que sean cremas que tengan una textura no grasa y de rápida absorción.

Nunca dejes de lado la protección de tus labios. Es recomendable que los hidrates varias veces al día para evitar sequedad grietas o incluso cortes. Los labios son los grandes perjudicados del invierno. El viento y el frío, con la humedad natural presente en los labios, provocan sequedad, grietas y rojeces que, además de incomodar, deslucen nuestra sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .